Solicitar préstamo

Ahorrar es uno de los consejos más básicos en los conocimientos financieros. No es de extrañar que cada vez que se toca un tema en esta área se hable de la importancia del ahorro. Muchas veces, podemos enfrentar emergencias o gastos inesperados, y estas serán las ocasiones en que más desearíamos haber ahorrado.

Es recomendable empezar los ahorros desde muy joven. En esta época no tenemos tantas salidas de dinero en comparación con un padre de familia, por ejemplo. Siendo joven y sin tantas preocupaciones, resulta más fácil dividir el dinero que va entrando entre lo más necesario y lo que no lo es. Nos lo agradeceremos en el futuro.

¿Cómo comenzar un ahorro siendo joven?

En muchos casos, los jóvenes son siempre los más irresponsables con sus ganancias personales. Esto se debe a que una vez empiezan a obtener independencia financiera sienten la libertad de gastarlo en todo lo que quieren para ellos mismos, incluso si es de lo más innecesario.

Un gran error es creer que un sueldo mínimo quincenal puede gastarse al azar y no habrá consecuencias por ello. Muchos ya lo han experimentado al llegar al final del mes sin un billete que los respalde. Un consejo para los padres es que siempre es importante enseñarles a sus hijos desde pequeños la importancia del ahorro y la distribución correcta del dinero.

Se puede enseñar a un niño a ahorrar de muchas maneras, con dinámicas divertidas y que hagan de la enseñanza que está recibiendo una información amena y valiosa. Así el día de mañana, cuando sea un adulto responsable de sí mismo, el ahorro le será un hábito y no un sacrificio.

Ese es la clave para comenzar a ahorrar desde temprano: empezar con poco y volverlo una costumbre de mes a mes.

Consejos prácticos para aprender a ahorrar

Una persona joven deberá aprender a automatizar sus finanzas personales incluso antes de tener un empleo estable o de medio tiempo. Algunos consejos útiles para empezar un ahorro son:

  • 1. Evitar los excesos y gastos innecesarios, especialmente en la adolescencia. Crea un presupuesto y pide a tus padres solo lo esencial.
  • 2. Analizar y pedir segundas opiniones al momento de considerar adquirir un nuevo producto o servicio.
  • 3. Nunca te dejes llevar solo por los deseos, pues la razón debe pesar más. Deberías analizar siempre si en verdad necesitas comprarte ese extra fuera de tu presupuesto, que puede que no te sirva.
  • 4. Maneja con control tus ganancias: siempre mantén contigo un sistema de gastos y una lista de cosas a pagar y comprar. Ser organizado con tu dinero te ahorrará muchos problemas a futuro.
  • 5. Organiza tus prioridades. Recuerda que priorizar evitará que gastes las entradas en cualquier banalidad.

Ahorrar es un hábito financiero muy sano. Las finanzas personales no deben tomarse nunca a la ligera, ni como adultos ni como jóvenes. Mantener un control sobre tus ganancias trae consigo muchos beneficios, entre ellos el emprendimiento y la seguridad financiera.

Un estilo de vida sano y feliz involucra diversos factores, entre ellos uno muy importante: la responsabilidad financiera. Los jóvenes solo aprenderán esto organizándose a sí mismos y estudiando las diversas opciones que existen para llevar un buen control de dinero que va entrando a sus manos.

Para saber más, siempre puedes visitar nuestro sección “Escuela Financiera” y, más importante, poner en práctica todo lo aprendido.