¿Cómo darle un buen uso a mis préstamos o créditos?

Julio 2020

 

La mayoría de familias y personas en general muchas veces habrán sufrido un altibajo en su economía. Todos han necesitado alguna vez solicitar un préstamo bancario o de otro tipo; si bien, no siempre se sabe cómo aprovechar ese dinero al máximo. Podrías llegar a malgastarlo incluso antes de darte cuenta.

 

La deuda que te has comprometido a pagar debe ser saldada y, sobre todo, debe haber valido la pena. Sigue leyendo: tenemos tres útiles consejos para que puedas darle un buen uso a tu crédito o préstamo.

 

Pienso, luego gasto 

 

Es posible que el adquirir el crédito sea cuestión de emergencia. Quizás médica, quizás algo más doméstica; como cuando se descompone más allá de reparación tu nevera en medio de un calor infernal. 

 

Pero no siempre será solo para cubrir este tipo de gastos, o bien, no se requerirá de la totalidad del dinero para ello. Por eso se debe tener muy claro en que se gastará el préstamo antes de proceder a utilizarlo. 

 

Es importante priorizar los servicios más útiles que se vayan a adquirir con ese dinero. ¿Qué te resultará mejor a largo plazo, usar el sobrante para cenas caras o mejor reemplazar alguno de tus electrodomésticos más viejos? Crear una lista te permite gastar de manera mucho más eficiente.

 

Pagar lo necesario, pensar antes de gastar y ahorrar para futuras necesidades es la clave.

 

Crear presupuestos 

 

Es bien sabido que la devolución del crédito que se solicitó tiene una fecha específica. Dejando de lado esta fecha, es probable que mucho antes de que llegue ya hayas gastado la mayor parte del dinero y, de hecho, ya haya nuevas entradas económicas por parte de los empleos o actividades familiares. 

 

Tomando en cuenta ese factor, en caso de que el préstamo solicitado haya sido una buena cantidad, es recomendable haber ahorrado un poco de este mismo para cancelar intereses (de ser posible). Asimismo, es necesario crear un presupuesto solo con los fondos del trabajo familiar, el cual debe incluir los gastos mensuales más básicos y el pago de las deudas que se tengan al momento.
 

Con un presupuesto establecido el dinero no se irá tan rápido como el agua entre los dedos y puede que rinda muchísimo más para compras extra o para cancelar aún más rápido el crédito.

 

Gastos más útiles

 

Las ideas que se tengan para gastar nuestro préstamo deben considerarse útiles, necesarias y, si es posible, duraderas. 

 

Uno de los usos más populares es donde el solicitante busca un préstamo para emprender un negocio por su cuenta. Para que todo resulte más sencillo, es importante que gran parte del crédito se destine a la inversión para el negocio anhelado. Esto debería incluir un detallado presupuesto de materias primas y un fondo de posibles gastos legales.

 

En estos casos, existen créditos especiales para emprendedores.

 

Por otra parte, si el valor solicitado se usará en alguna emergencia pequeña, hay que prestar atención al tipo de crédito que se pedirá. Debe ser uno sencillo y no tan demandante, pues tú como cliente serás el único responsable por la toma de decisiones financieras.

 

Al final, se puede apreciar que mantener un balance económico y darle un uso útil a los préstamos o créditos no es tan difícil como muchos han pensado. Priorizar los servicios que se necesitan y ahorrar, aunque sea poco, será el comienzo de una vida útil en el ámbito económico.

 

Para saber más siempre puedes leer nuestro blog Solventa, donde puedes informarte de mucho más.

 

¿Te interesó? Compártelo en tus redes

solventa

Tenemos el dinero que necesitas

Préstamos 100% Online. Solicitud simple para un desembolso rápido.

Solicitar Préstamo
solventa